FANDOM


Vladimir Alecto
Alecto
Casa Alecto
Raza
Humano
Rango
Emperador de los Mundos Conocidos
Género
Masculino
Fe
Iglesia Universal del Sol Celestial
Lealtad
Casa Alecto
Contactos
Casa Alecto, Liga Mercantil.
Predecesor
Nadie
Sucesor
Halvor Li Halan
Idioma
Terrano


Vladimir Alecto fue un poderoso Señor Guerrero de la Casa Alecto que se las arregló para reunificar y proteger a los Mundos Conocidos del pillaje de los bárbaros, Vuldrok. Por este acto, se erigió en el primer Emperador de los Mundos Conocidos.

Misteriosamente, se incineró en el momento de coronarse a sí mismo. Los culpables del asesinato nunca fueron descubiertos.


Historia

Vladimir nació como heredero de la poderosa casa Alecto, que dominaba una buena parte de los Mundos Conocidos, con conocidos feudos como Tetis y Midian. Como heredero de una de las Diez, su poder era considerable, pero en el período de caos que siguió a la Caída, este poderío era más bien limitado. Esta circunstancia fue aprovechada por los bárbaros Vuldrok, que lanzaron una intensa campaña de pillaje sobre los Mundos Conocidos, debilitados por las luchas internas.

La casa Alecto, sin embargo, era muy reconocida por haber sido, entre otras cosas, la principal rival a la expansión de los Hazat y la fundadora de la Ortodoxia, ya que el primer Patriarca, Palamedes, pertenecía a esta misma casa.

Ascenso

Durante la época de las invasiones bárbaras en la Nueva Edad Oscura, la casa al-Malik, considerablemente alejada de las incursiones, aprovechó la confusión y concentró su fuego en varios mundos, con la intención de ampliar su influencia. Sus primeras víctimas fueron los Cestmir de Istakhr, en 4460, a los que prácticamente destruyeron. Rápidamente se movieron a Byzantium Secundus, con la intención de controlar el centro de la galaxia. Pero muchas casas nobles, temerosas de que los al-Malik declararan la Tercera República, se unificaron para detenerlos y ayudar a la casa Hamid. En ese entonces, Vladimir era un joven príncipe de 18 años y se destacó como un guerrero natural en muchas batallas, y luego se ganó el respeto de la casa derrotada en las negociaciones de paz que siguieron, donde abogó por la unidad en lugar de la venganza, y concentró su atención en los bárbaros nuevamente, mientras los al-Malik se lamían las heridas.

Las campañas bárbaras

Jumpy Vladimir Alecto Jumpy
Alecto campa
Campaña contra los Bárbaros

Durante un intenso período de invasión y pillaje a través de los Mundos Conocidos por parte de los bárbaros, Vladimir unió muchas facciones, entre ellas a sus aliados los Windsor, los Gesar, los Van Gelder, los Justinian y los Hawkwood, para luchar contra los invasores. Dirigió una extensa expedición a las fronteras bárbaras, golpeándolos en sus propios mundos natales, hasta que los dejó en un estado de rendición absoluta. 

La mayoría de las casas tenían motivos para unirse a la causa de Vladimir, pero la mayoría de los eruditos apuntan a que el punto de inflexión fue la invasión a Delphi. Allí, la flota de Vladimir rompió la línea de suministros de los bárbaros, lo que permitió a los Hawkwood recuperar su planeta natal, y su declaración de adhesión incondicional, poniendo las flotas de la casa a su disposición. En este período, los Decados fueron sus princpales críticos, lo cual alzó el estatus de Vladimir como el hombre que no se doblaba ni siquiera ante ellos. Asimsimo, logró un casi imposible pacto con los Hazat, que se veían invadidos por el Califato Kurgano. La mayoría de las casas entonces vieron la conveniencia de esta alianza, y pronto se sumaron los Gesar, los Windsor, los Van Gelder, los Hazat y los Justinian a la casa Alecto.

La campaña fue un rotundo éxito, amparado por el dominio táctico y estratégico sin par e Vladimir, y ayudada por una no pequeña cantidad de artefactos ur, como la gárgola que le permitía llegar a sistemas sin necesidad de atravesar portales de salto. Tras el éxito en la liberación de numerosos planetas, se consolidó como la figura más importante y carismática del Espacio Humano. En 4524, una masiva batalla en Leminkainen selló la suerte de los bárbaros, que se retiraron. En el 4525 además cortaron la ruta con el sistema, lo que dejó apenas a unas pocas tropas bárbaras aisladas en algunos planetas.

En ese punto, Vladimir reclamó los planetas de los que no apoyaron la guerra y dio por terminada la cacería de los bárbaros y centró su atención al interior de los Mundos Conocidos.

La Lucha por el Imperio

En 4540, declaró su voluntad de nombrarse Emperador. Tras la voluntad de Vladimir de conservar muchos de los mundos reconquistados, Vladimir puso en una situación delicada a las Diez. Los Decados, sin ir más lejos, declararon la guerra inmediatamente, atrayendo las lealtades de las demás casas mayores, como los Li Halan, los Hazat, los al-Malik y los Van Gelder, quienes estaban furiosos de perder los mundos a manos de Vladimir. Los Decados vieron a la casa Alecto como una presa fácil, pensando que las flotas vencedoras estarían agotadas y disminuidas. Esto fue un craso error, y definió la postura de alianza de los Hawkwood en favor del futuro Emperador.

Con el apoyo de algunas de las grandes casas, más su propio poderío e ingenio táctico, Vladimir de nuevo resultó victorioso y constituyó el Imperio para consolidar su dominio. Vladimir y sus aliados, veteranos de mil batallas soberbiamente liderados, ganaron batalla tras batalla contra los Decados, y la batalla final fue en la misma luna de Severus, Edenya. Las flotas de las casas Alecto, Gesar y Windsor confrontaron a las flotas decados en la luna, mientras los Justinian y los Hawkwood invadían el mismo mundo. El barón Nicolai Decados, frente a una invasión a su mundo principal, decidió capitular y apoyar a Vladimir en su reclamo del Trono.

Los Van Gelder representaron el último obstáculo frente a su pretensión imperial. Traicionados por el deseo del emperador de conservar los mundos conquistados, no lo reconocieron como su gobernante. Vladimir los acusó de crímenes de guerra por sus acciones contra la población durante las incursiones bárbaras, y muchos de los nobles vieron la oportunidad de reclamar territorios Van Gelder de sus propios mundos, por lo que se sumaron a la causa. La Casa en ese entonces no era pequeña, y tenía suficiente experiencia como para plantar cara, pero la Gárgola de la nave de Vladimir, que permitía hacer saltos sin necesidad de portales, significó la victoria inmediata. Vladimir atacó a la estación orbital en Pentateuco, donde los Van Gelder tenían la flor y nata de su dirigencia, y ejecutó a la mayoría de sus nobles.

El final

El Imperio y la Sucesión

Estableció el Ojo Imperial para remover las viejas estructuras de investigación de la Casa Alecto y estableció la Flota Imperial de equipo recuperado de la Segunda República. Asimismo, Vladimir estableció un método sucesorio para el Imperio, entregando un Cetro a cada casa, cinco a la Iglesia y cinco a la Liga, y estableció la Regencia en Byzantium Secundus. De esta manera, se aseguraba una continuidad, además de mantener a las Casas Mayores en permanente disputa para cimentar su propio poder,

Legado

La Casa Alecto, una vez la más importante, se debilitó hasta desaparecer después de la muerte de Vladimir.

Después de varios conflictos subsecuentes, se aseguró nuevamente la paz, sellada por las reformas de Vladimir: todas las Casa Mayores, Sectas y Gremios votarían al noble noble que se convertiría en Regente, oficialmente una medida temporal hasta que se proclamase un nuevo Emperador.

Fuentes

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.