FANDOM


Imperial Fleet
Jumpy ALERTA: COORDENADAS PERDIDAS Jumpy

Los comandantes de la Flota Imperial informan que las coordenadas de salto a este sistema se han perdido durante la Caída, y toda la información presente procede de fuentes de segunda mano, por lo que la situación actual del sistema es desconocida, y los datos provistos son suposiciones y reconstrucciones teóricas, sin fundamento empírico.}

Imperial Fleet


Jumpy Trilokia Jumpy
Mundos perdidos Obun
Rutas Nocturnas
Facción dominante
Obun
Facciones
Obun
Catedral
Probablemente Voavenlohjun
Mundos adyacentes
Velisamil (probablemente)

Trilokia es un mundo perdido con fuertes colonias Obun, creadas luego del Primer Contacto, que perduraron después de la Caída.

HistoriaEditar

Tras el Primer Contacto y el amor automático entre los Obun y los humanos, los ya por entonces astronautas obuníes se pusieron en contacto con la tecnología humana que les permitía atravesar los portales de salto. En este contexto, y tras la crucial ayuda que los obun prestaron frente a los ukar, los tratados comunes entre las dos especies aseguraron una alianza duradera.

En el marco de esta alianza, el gobierno de Velisamil largó varias expediciones durante la Diáspora, en las que colonizó varios mundos, además de generar comunidades en mundos humanos. Uno de estos planetas fue Trilokia, donde los obun se establecieron fuertemente. Estas colonias medraron mucho durante la Segunda República, ya que se convirtieron en centros de la cultura obun y lugares de investigación científica y filosófica, gracias al prestigio de la raza. Sin embargo, durante la Caída, numerosos mundos cerraron sus puertas, y Trilokia fue uno de ellos. Para refugiarse de los saqueos y de la creciente militarización de la nobleza, cerraron su portal de salto, y se aislaron del fenómeno.

ActualidadEditar

Se desconoce la situación o siquiera el paradero actual de la ruta de salto hacia este planeta perdido. 

No oficialEditar

Preceptores
Jumpy Advertencia: Heterodoxia Jumpy

El Bibliotecario Jefe de Terra Santa advierte que varios elementos aquí aparecidos son interpretaciones y expansiones de los Evangelios Omega. Si bien no constituyen herejía, no son una lectura segura y están siendo revisados por el Consejo Canónico de la Ortodoxia, siendo considerado Heterodoxia. Su lectura, por tanto, queda bajo la responsabilidad de la Iglesia Universal.

Preceptores


El cierre del portal de Trilokia no significó el fin de los problemas del Sistema. Afectado por el fenómeno de los Soles Exhaustos, el planeta se vio inmerso en un masivo cambio climático. Las tormentas que se sucedieron a los cambios solares hicieron que buena parte de las principales ciudades y centros industriales se destruyeran. Además, los recursos necesarios para mantener una sociedad tecnológicamente muy avanzada son escasos en el sistema, lo que generó hambrunas feroces y numerosos inconvenientes tecnológicos.

El primer evento fue el Destello: un fenómeno meteorológico fuerte causado por el cambio de masa del Sol, que largó un enorme pulso electromagnético. Las naves en movimiento así como las bases fuera del mundo principal quedaron expuestas a sus condiciones básicas, muriendo millones de personas en un instante. Las personas en el planeta principal quedaron también muy debilitadas por una crisis económica sin precedentes, producto de la ruptura del Sistema de Bienestar de la Segunda República; el cierre del portal incluyó la ausencia de materiales tecnológicos de los mundos centrales, y lo que fuera un sistema fundamentalmente académico y filosófico quedó roto ante la falta de industria.

ColapsoEditar

Jumpy Trilokia Jumpy
Hielo
Planicies heladas de Trilokia

La "vía pacífica" de los Obun quedó quebrada cuando empezaron los primeros saqueos y las hambrunas. Tras la muerte de cinco millones de personas por falta de energía y circuitería básica en las estaciones orbitales y planetoides cercanos, el impacto fue muy grande. El aislamiento, así como el fenómeno de la "nostalgia de Velisamil" generaron accesos grandes de locura colectiva. Acostumbrados a un entorno de alta tecnología y necesidades cubiertas, la estoicidad Obun quedó en jaque. Los que la mantuvieron no se resignaron a esperar pacientemente la muerte por inanición, y se aseguraron de controlar los pocos recursos que aún existían. La lucha por las maquinarias básicas fue cruenta e inútil; la base industrial del planeta era nula, algo que la mayoría de los jerarcas no sabía. Además, las comunicaciones estaban rotas, y las aisladas comunas comenzaron a luchar entre sí y a fagocitarse. De los cinco mil millones de Obun en el planeta, rápidamente se redujo a menos de un tercio, número que se achicaría aún más tras las guerras que siguieron.

Como un reflejo de lo que había pasado en Velisamil, las facciones se enemistaron entre sí, y atacaron a los "sabios" primero, que no habían podido anticipar este relato. Las muchedumbres, hambreadas, se sintieron traicionadas por un relato que no se sostenía.


La PurgaEditar

Con la falta de energía eléctrica, las comunidades aisladas no podían comunicarse entre sí, y las hambrunas se multiplicaron. Una serie de "Héroes" se aseguraron de conquistar y controlar los principales centros de alimentación. Las ciudades rápidamente colapsaron, ya que la mayoría de los obun las veía como lugares inhóspitos. Muchos se alejaron para crear granjas, pero el cambio climático afectaba las cosechas, por lo que la incertidumbre y el hambre no tardaron en hacerse presentes. En este período, el canibalismo se convirtió en una norma, y algunas especies sintientes, como los shantor, fueron vistos como fuentes de alimentación antes que como personas. Los ancianos, los sabios y la gente sin capacidades "útiles" en lo inmediato fue asesinada o exiliada. Los Señores de la Guerra proliferaron, tratando de adaptarse a un nuevo entorno, y la antinomia dejó de ser un tabú para muchos de ellos, que la veían como un método legítimo para la supervivencia.

Los señores de la guerraEditar

Tras las grandes masacres de la Caída, el sistema se estabilizó un poco. El frío generó que los casquetes polares crecieran y los mares bajaran, volviendo inhabitable cualquier zona más allá del paralelo 40, aunque los hielos avanzan aproximadamente un 1% cada veinte años. Esto permitió cierta previsibilidad que estableció zonas más útiles que otras, pero forzó cierto nomadismo de las zonas periféricas. En este contexto, los Señores de la Guerra proliferaron. Desconectados de los demás territorios, la unidad lingüística se perdió y las identidades tribales se reforzaron. Los mejores guerreros de cada tribu terminaron tomando el poder, y liderando gente para atacar y retener territorios valiosos.

Algunos de los señores alcanzaron prominencia, y dominaron amplios sectores, aunque nunca más allá de lo que podían cabalgar las pherizas y las bestias draga en una semana. Se establecieron varios cultos divergentes, y el voavenlojhun fue radicalmente demonizado. El período de las tribus duró durante varios siglos, hasta el surgimiento del Sínodo Psíquico, en el siglo XXXXIX.

El Sínodo PsíquicoEditar

Las comunicaciones, a lo largo de casi un milenio, fueron deficientes. La tecnología electrónica no logró reestablecerse, tanto por falta de materia prima como por desconocimiento. La paz necesaria para reconstruir una civilización tecnológica era imposible de conseguir, hasta el surgimiento de un grupo de psíquicos muy poderosos en la región de Yr-Telekeli, en una zona montañosa muy al norte, cercana al paralelo 37.

Estos psíquicos, primero, se establecieron como guerreros de élite. La tradición Telekeli había mantenido sus poderes psíquicos bien afinados, y en el año 4820 demostraron su proeza frente a las invasiones de la tribu Malalulo, grandiosos y exitosos jinetes. Los Telekeli usaron sus altamente afinados poderes para mejorar sus armas y su puntería, usando rifles Jabalina de un solo tiro, para matar hasta a cuatro jinetes de un único disparo.

Luego de ganar la batalla, los psíquicos usaron sus poderes para lavar la mente de los supervivientes, implantándoles un terror absoluto, tan fuerte que frente a la posibilidad de rebelarse, morían. El sínodo fue creado en ese entonces, y el movimiento hacia el Sur estuvo asegurado.

Este movimiento generó una serie de invasiones a gran escala, un gran poder que sobrepasaba la identidad tribal y se parecía más a un reino. En este contexto, el Sínodo conquistó una de las pocas ciudades industriales restantes, y reorganizó la sociedad para mejorar la tecnología. Entre otras cosas, estableció un sistema de "postas" psíquicas de repetición, que permitieron la unificación y la conquista de grandes territorios. La experiencia del Sínodo se replicó lentamente en otros territorios, y fue seguida por una época de expansión y pacificación. La mayoría de las tribus ahora estaban organizadas en naciones mayores, lo que redujo la cantidad de conflictos regionales, e impulsó una pequeña carrera científica. Sin embargo, el tabú acientífico estaba muy implantado. Por lo tanto, todo científico debía demostrar su valor guerrero.

ActualidadEditar

En la actualidad, Trilokia se encuentra bajo una nueva avanzada del hielo. Las naciones organizadas lograron mantener una población mucho más alta que las épocas previas, pero el avance de los hielos y la baja tecnología supone un desafío difícil de sostener. Los trilokianos aún no volvieron a ganar tecnología espacial, e incluso los esfuerzos electrónicos son todavía muy rudimentarios. Asimismo, el Sínodo se encuentra en guerra expansiva contra cuatro grandes naciones, y se prevé una masiva inmigración de las zonas fronterizas. Las pherizas están dispuestas, y los fusiles colgados al hombro...

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.