FANDOM


Imperial Fleet
Jumpy ALERTA: COORDENADAS PERDIDAS Jumpy

Los comandantes de la Flota Imperial informan que las coordenadas de salto a este sistema se han perdido durante la Caída, y toda la información presente procede de fuentes de segunda mano, por lo que la situación actual del sistema es desconocida, y los datos provistos son suposiciones y reconstrucciones teóricas, sin fundamento empírico.}

Imperial Fleet


Jumpy Sherkaven Jumpy
Mundos perdidos Obun
Rutas Nocturnas
Facción dominante
Obun
Facciones
Obun
Catedral
Probablemente Voavenlohjun

Sherkaven es un mundo perdido con fuertes colonias Obun, creadas luego del Primer Contacto, que perduraron después de la Caída.

Canon expandidoEditar

Preceptores
Jumpy Advertencia: Heterodoxia Jumpy

El Bibliotecario Jefe de Terra Santa advierte que varios elementos aquí aparecidos son interpretaciones y expansiones de los Evangelios Omega. Si bien no constituyen herejía, no son una lectura segura y están siendo revisados por el Consejo Canónico de la Ortodoxia, siendo considerado Heterodoxia. Su lectura, por tanto, queda bajo la responsabilidad de la Iglesia Universal.

Preceptores

Tras cerrar el Portal de Salto, Sherkaven tuvo una época difícil, pero pudo sobrevivir. En el pasado había conseguido establecerse como un mundo industrial y comercial. Sin embargo, la falta de recursos cruciales en el sistema puso en jaque la cadena de abastecimiento, lo que generó una depresión económica de siglos. Mientras millones se hundían en la pobreza, el fenómeno de los Soles Exhaustos aumentó el clima del planeta, causando que varias ciudades costeras se inundaran y algunos centros industriales cruciales se hundieran. Si bien no sufrió el hambre de otros sistemas, la depresión económica y la pobreza se volvieron endémicos.

En este contexto, la concordia de la cultura de los Ur-Obun impidió que la violencia llegara a niveles extraordinarios, pero se inició una competencia feroz entre facciones, generalmente dueños de las pocas industrias productivas y los grandes terratenientes. Algunos financistas aprovecharon este caos para desarrollar tácticas agresivas de concentración de la riqueza, y recurrieron a la intriga y la traición siempre que pudieron. La pasividad obun impidió que hubieran grandes revueltas, y lentamente se fue desarrollando una cultura mundial opresiva, donde las grandes mayorías populares viven en la miseria mientras que la dirigencia oligárquica controla las riquezas. A menudo se impusieron políticas de proteccionismo y de libre mercado, con las que se empobreció continentes enteros. No obstante, Sherkaven sobrevivió, e incluso se las arregló para volver a niveles republicanos de población, sobrepasando incluso a la mayoría de los mundos humanos.

El sistema mantenía una apariencia formalista de democracia, participando en grandes elecciones planetarias, estados nacionales y cierta apertura diplomática, pero la economía se centralizó en las ciudades de Loji y Nheri, en el hemisferio sur, que rápidamente impusieron políticas de fronteras cerradas, y una dosis seria de racismo y xenofobia, mientras imponían barreras económicas paraarancelarias e intervencionismo militar en los países que deseaban controlar su economía. Algunos movimientos religiosos, sin embargo, se opusieron a esta situación. El Voavenlojhun fue rápidamente prohibido en la mayoría de las naciones, y los pocos humanos restantes en Sherkaven se nuclearon en la nación de Oxica, donde se gestó la catedral ortodoxa de Álbiga. Desde allí, una serie de mártires y santos dirigió la palabra del profeta a las masas obun. Esto molestó mucho a los plutócratas, que rápidamente movilizaron su influencia para prohibir la religión en todos los estados, o promoviendo el Bintaru como alternativa. La iglesia se transformó así en la resistencia popular de las masas obuníes.

DecadenciaEditar

Sin embargo, el Portal de Salto cerrado generó problemas evidentes. La sobrepoblación sumada a una industrialización basada en el beneficio en lugar de la sustentabilidad, y una serie de políticas cortoplacistas fueron determinantes. El mundo está cada vez más contaminado, y los problemas de salud aumentan. Hay un proceso de calentamiento global descontrolado, que en breve puede detonar la habitabilidad del sistema.

CulturaEditar

Las culturas Obun se caracterizan por su pasividad y lentitud de toma de decisión. La falta de acción permitió que los "Tiburones" financieros, más rápidos en la toma de decisiones y mucho más insidiosos que los seres humanos, debido en buena medida a sus buenos modales, cultura general y su facultad empática, reforzada por poderes psíquicos.

Los Estados nacionales son apenas una excusa formal para mantener controlada la población, ya que la economía está globalizada y concentrada en el hemisferio Sur. No obstante, los obun de Sherkaven son bastante parecidos a los de los mundos conocidos, con las obvias diferencias de mil años de aislamiento. Los diplomáticos, de hecho, parecen el pináculo del refinamiento y la sensibilidad obuní, pero detrás de la apariencia se esconden manipuladores cínicos.

El ejemplo más claro es que existe una prohibición del uso de determinados caminos psíquicos, concretamente todos los que tienen que ver con la mente. Las clases bajas tienen que cumplir esa obligación, pero de las clases altas se espera que entiendan la mejor manera de mantener sus poderes ocultos y circumnavegar las prohibiciones enviando pequeñas dosis psíquicas y trucos psicológicos muy leves durante tiempos prolongados. Tras un tiempo no despreciable, implantan ideas, inspiran temores o devoción en sus víctimas en un proceso de adoctrinamiento tan sutil como inevitable. Este proceso genera también adicción por parte del adoctrinado, que depende de las palabras y la presencia de su líder para funcionar racionalmente. La mayor parte de los sherkavenos de élite manejan esta diplomancia a niveles ya intuitivos y semiconscientes, por lo que incluso pueden evitar un escaneo psíquico para revelar el procedimiento. Por supuesto, la habilidad varía de persona a persona, y quienes son conscientes de este hecho pueden intentar evitarlo.

Asimismo, Sherkaven tiene un nivel tecnológico no despreciable, y buena parte de su cultura se basa en los Nodos, una suerte de Internet manejada por intereses corporativos, accesible desde millones de dispositivos diversos. Los Nodos son también adictivos, y la abstinencia de ellos genera mucha ansiedad.

Las clases bajasEditar

Las clases populares de Sherkaven viven vidas miserables, en muchos puntos peores que las de los Mundos Conocidos. Las élites financieras mantienen a la población bajo una lamentable pobreza, en condiciones de habitabilidad ínfimas, y se estimula un pesimismo, ansiedad, y resignación considerables, que incrementan el consumo de medicamentos. Las drogas de toda clase, por ejemplo, son completamente legales en el sistema, y no necesitan prescripciones médicas. También existen los "burdeles psi", donde unas máquinas de realidad virtual conectadas a nodos se alimentan de la energía psíquica de los usuarios, ofreciéndoles fantasías ilimitadas pero dejándolos mental y físicamente exhaustos.

En muchos aspectos, la cultura de Sherkaven se parece a la de la Primera República. Los ciudadanos comunes tienen poco refugio frente a las adicciones y el consumismo, y sólo la religiosidad popular se permite cierto grado de rebeldía. Los devotos de la Ortodoxia buscan contactar a los humanos, convencidos de que la Caída fue un elemento necesario, y que no pueden estar peor.

Santos y PecadoresEditar

  • Uleini Ulobua: Un diplomante consumado, embajador de Loji y representante legal de la empresa Unsulie, que produce motores para naves estelares. Tiene numerosos intereses en los planetas del sector. Está en misión de búsqueda y exploración para abrir el portal de salto bajo sus propias condiciones, y pretende una expansión a los mundos conocidos. Su freno es la fuerza bruta del imperio del Fénix, que conoce de segunda mano, ya que Sherkaven sólo contactó con el espacio bárbaro.
  • Ubilu Surus: Una de las figuras más relevantes Un filósofo pragmático, dueño de un conglomerado de empresas financieras que apoya agendas sociales diversas, a menudo contradictorias, para enfrentar al activismo político entre sí, y no dañar las estructuras de producción.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.