FANDOM


Jumpy Osoria Jumpy
Osoria
Mundos Perdidos
Facción dominante
Clan Urptzch
Facciones
Clan Urptzch; Clan Tr'tt; Clan Wll; Clan Chpchr
Gobernante
CHpchr Urptzch
Capital
Osoria
Religión
Ninguna
Catedral
Ninguna
Ágora
Aldea Tr'tt
Guarnición
10
Tecnología
7
Estrella
Osoria
Sistema Solar
Osoria (Sol amarillo); Tptn (0,2 UA; Cla); Lalul (0,4 UA); Osoria (0,7 UA; Vázquez y Gómez); Hppchc (gigante gaseoso, más de mil lunas, 3 UA); Portal de Salto (89 UA)
Saltos
7
Mundos adyacentes
Ningunlugar, Vril-Ya
Población
1.000 prisioneros/esclavos
Alienígenas
Desconocida
Recursos
Metales preciosos, factorías, robótica, naves.
Paisaje
Antiguamente un mundo jardín, pasó por una etapa de Mundo-Factoría durante la Segunda República; en la actualidad buena parte de las ruinas han sido saqueadas y se han montado varias aldeas-factoría fortificadas alrededor del planeta, a distancias muy cortas.
Otros nombres
Chkchck (local)
Idioma
Chrr (alienígena)

Osoria es un Mundo Perdido, antaño un mundo republicano estándar que vivía fundamentalmente del Estado de Bienestar y de sus factorías, con presencia de la casa Kossuth.

Descripción

EL mundo es un mundo ligeramente más masivo que la tierra, con aproximadamente 1,5 veces su gravedad, lo cual causa que la atmósfera sea más gruesa y haya más oxígeno en la atmósfera. Abundantes animales "pesados" aprovechan esta energía extra para volar, aunque la vida vegetal sea más baja y voluminosa que en mundos terrestres estándar. Para un terrestre, la vida en este planeta sería incómoda pero no necesariamente peligrosa. Las plantas de este planeta son color verde amarillento cuando están sanas, y grisáceo cuando se secan, por lo que a pesar de ser un mundo con abundante vida.

En la actualidad, el mundo se ve desde órbita como una serie de puntos grises rodeados de tierra amarilla, desconectados unos de otros. Existen algunos parches de vida salvaje, pero son más bien escasos, y suelen estar pegados a los puntos grises. También hay unas cuantas zonas derruidas, con señales claras de bombardeos orbitales, y unas cuantas factorías de la Segunda República operando intactas.

Historia

Fue descubierto durante la época de la Primera República por una Zaibatsu que finalmente se convertiría en la casa Koprul, pero finalmente fue una alianza de casas menores las que colonizaron este mundo. Al estar a la noche de Ningunlugar y conectarlo con Vril-Ya, se trataba de un puesto beneficiado por el contrabando de la tecnología Vau y los viajeros a la Gárgola. Se supone que este mundo, además, funcionaba como nodo para una decena de saltos adicionales, según los registros de terra Santa. Sin embargo, esos mundos se hayan perdidos, y sus rutas de salto olvidadas.

Durante esa época, se encotró una raza nativa bastante primitiva, a la que los humanos llamaron chicchers, ya que hacían estos chasquidos a menudo para comunicarse. Estos seres eran considerablemente hostiles si veían la oportunidad fácil, pero generalmente huían si las posibilidades eran escasas, o intentaban apaciguar a los invasores con comida y plantas. Los chicchers eran considerados una curiosidad, algo así como un gannok agresivo, pero no daban señales de tener culturas propias. No confiaban en nadie, ni intentaban comunicarse. En el mejor de los casos, esperaban que se los dejara solos. 

Diáspora

Por supuesto, durante la Diáspora, la colonización masiva del planeta llegó con la esclavitud de los chicchers, u osorianos, como se les decía ahora, y durante ese período la ubicación estratégica del planeta hizo que se industrializara rápidamente y se lo considerara un mundo rico en comercio y tecnológicamente, instalándose además varias estaciones orbitales y bases en sus dos masivas lunas. Por supuesto, nadie quería permanecer mucho tiemo aquí, ya que la atmósfera, si bien era energizante, era peligrosa durante tiempos prolongados, ya que los incendios se propagaban con celeridad, y la gravedad resultaba incómoda. Los intentos de terraformación apenas paliaban estas características, y a menudo eran saboteados por los osorianos, que aprovechaban la facilidad y relativo aislamiento de las instalaciones, por lo que muchos de los humanos preferían permanecer en órbita, en la estación espacial Ziggy Stardust. Aún así, se volvió un sistema poderoso y preciado, aunque algo peligroso. Muchas veces, para evitar las incomodidades de la gravedad y el exceso de oxígeno, los visitantes se proveían de "rasgos temporales": alteraciones genéticas menores que permitían vencer el proceso. Quienes lo habitaban permanentemente a menudo se sometían a tratamientos difinitivos. Los humanos de Osoria, por eso, solían ser todos cambiados en alguna medida, aunque de forma imperceptible: algo más bajos y compactos, con pulmones más grandesy sistemas circulatorios veloces.

Segunda República

Durante este período, Osoria fue un mundo próspero, y fue uno de los planetas con más influencia dentro de la República, muy poblado y uno de los principales beneficiarios del Sistema de Bienestar. Si bien habían tratado con los Kossuth de la cercana Tophet y con los Koprul de Criticorum, los pobladores abrazaron rápidamente los valores republicanos de liberalidad en tecnología y comercio. Más aún, no querían permitir interferencia de la Iglesia en su sistema solar, debido a que la mayor parte de la gente era cambiada.

Durante este período, el mundo fue el motor de buena parte de los avances tecnológicos en ingeniería genética y robótica, se beneficiaron mucho del contrabando de tecnología Vau e incluso Doramos con Gilgar incursionaron en este mundo, ayudando en los esfuerzos de terraformación, y llevando terraformadores portátiles para recubrir las ciudades más importantes, mejorando la calidad de vida de los visitantes. Sin embargo, la esclavitud de los osorianos era aún una constante en la mayor parte de las granjas y factorías.

Por eso, el sistema sufrió mucho con La Caída. Las Casas Bandidas usurparon su Portal de Salto, y su flota fue diezmada por las fuerzas Decados. La gota que rebalsó el vaso fue el derrumbe de la estación Ziggy Stardust sobre la atmósfera, matando a un millón de personas en el proceso.

Con una parte de la armada republicana a su disposición, Osoria cerró su portal de salto, aparentemente por un período limitado de tiempo. Y fue allí cuando dejó de estar a la vista de los Mundos Conocidos.

Imperial Eye
Jumpy ALERTA: Sólo para el Ojo Imperial Jumpy

La información aquí presente es solo para miembros del Ojo Imperial . Cualquiera que los vea sin expresa autorización será perseguido.
Imperial Eye


La Gran Hambruna

Por supuesto, los seres humanos vivos en el planeta tras el cierre del Portal de Salto aún estaban en problemas, no siendo menor el colapso económico que generó un terrible caos social. Durante este período, aproximadamente de cincuenta años, la flota republicana que sobrevolaba el sistema tuvo que dedicar cada vez más tiempo a pacificar las revueltas internas, y en varias ocasiones los mismos oficiales se transformaron en bandidos y piratas en forma abierta.

Pero lo más grave fue la Gran Hambruna: el planeta apenas producía alimentos, ya que se trataba de un nodo comercial e industrial e importaba alimentos de otras regiones del espacio, y la flora y fauna locales eran de aminoácidos dextrógiros, casi imposibles de digerir para los humanos normales. Por lo tanto, el cierre del Portal de Salto dejó al planeta en una situación en extremo precaria. Apenas cinco años después del cierre del portal, en el año 5007, una feroz hambruna azotó el planeta como no se había visto en la historia. De nada servía cazar en las selvas y praderas, o procesar semillas: los organismos sencillamente no podían digerir la comida local. Rápidamente, sólo las arcologías de Doramos y Gilgar sobrevivieron, mientras que la mayor parte de las ciudades cayeron en una hambruna que mató al 80% de la población. 

Los sobrevivientes recurrieron al canibalismo, y hubieran sobrevivido más personas si el caos no hubiera impedido que se realizara un tratamiento genético, relativamente simple, a los humanos del planeta. La tecnología estaba allí, pero sus únicos beneficiarios fueron algunos cuantos astronautas de la Flota de la República. En las arcologías, sin embargo, problemas energéticos y conflictos internos empezaron a surgir. Una versión "barata" del tratamiento genético se populariza: dicha versión requiere un tratamiento constante, el "elíxir", que transforma las enzimas y aminoácidos de la flora y fauna local, "contagiándola" de la comida criada en arcologías.

Régimen Militar

Capitán Casablancas

Julien Jasblanc

Tras la Gran Hambruna, la población se redujo de más de 8.000 millones de personas a poco menos de 1.600 millones: sólo una de cada cinco personas sobrevivirían, pero aún seguiría siendo un mundo muy poblado. La flota prácticamente sobrevivió entera, y muchas de las personas rápidamente se alistaron a la Flota: los militares eran los que más fácilmente sobrevivían, ya que tenían mayor acceso a armamento pesado y alimentos. Las Naves Científicas de la Segunda República eran una maravilla, y la atención médica era óptima. Pero los conflictos eran constantes, y las naves no eran reparadas con facilidad. Y si bien la flota contaba con miles de personas, la población total del planeta era varias veces mayor al personal efectivo. El entrenamiento y las condiciones de mortalidad de las misiones no eran un tema menor, y además estaban aquellos que desertaban y se unían a bandas saqueadoras, con naves y todo. Algunos supervivientes de las flotas Decados, además, merodeaban por lunas y asteroides, saqueando las arcologías con frecuencia y atacando por sorpresa a la flota.

El Almirante Julien Jasblanc decide entonces tomarf el poder y realizar un nuevo Estado, incluso tal vez reconstruir la base industrial que había caído en picado, deponiendo a las autoridades locales y reestableciendo el contacto con la República.

El golpe de Estado llegó por sorpresa, pero en medio del caos fue incluso bien recibido. Por supuesto, como golpe militar que fue, no respetó las libertades individuales y se basó más que nada en un culto a la personalidad. Las autoridades democráticas y los opositores del Almirante desaparecieron de la noche a la mañana. Sin embargo, una arcología muy poderosa se paraba como su principal rival: Jasblanc no tenía derecho a entrar, ni él ni sus tropas, ni ningún humano. Para peor, la arcología tenía un escudo planetario experimental que impedía los bombardeos orbitales, y ningún espía que entrara volvía a salir. Dicha arcología había sido ocupada por una tribu de antinomistas sobrevivientes de las ciudades que se había encargado felizmente de eliminar a sus habitantes originales y que había sobrevivido al horror por canibalismo voluntario. La arcología, además, poseía un centro de biotecnología muy importante, donde se realizaban experimentos de clonación. Los habitantes de Anbgand juraron lealtad a los dioses entre las estrellas, y se encontraron ante un suministro ilimitado de víctimas. Rápidamente recurrieron a los centros de clonación y apelaron a la antinomia para que los cuerpos fuesen poseídos por demonios, generando un aparentemente ilimitado número de tropas, cuya logística era insignificante ya que devoraban los cadáveres de enemigos y amigos por igual. 

Por todo esto requería personal no políticamente involucrado, por lo que Jasblanc decidió recurrir a la especie local como "músculo": los osorianos eran muy fuertes, naturalmente adaptados a la comida local, y podían sobrevivir a las condiciones del planeta. Además, no parecían demasiado inteligentes, ya que aún después de siglos de ocupación humana seguían manejándose con armas primitivas de obsidiana y sílex. Jasblanc utilizó su tecnología para construir traductores y entrenó a los miembros de un clan en el uso de armas energéticas y balísticas. Se sorprendió la velocidad con la que las criaturas adoptaron las armas de fuego y determinados placeres humanos. Sin embargo, los resultados fueron inesperados.

La Purga

Osorio

Osoriano fumando

En primera instancia, los osorianos fueron leales. Aprendieron a usar las armas, a armarlas y a desarmarlas. Algunos incluso solicitaron empleos en las plantas. SIn embargo, había algo extraño en ellos. Su propensión a la violencia era muy marcada, eran muy territoriales, y se negaban en redondo a colaborar con gente que no perteneciera a su tribu. Resolvían los conflictos de la forma más directa y contundente posible, aunque no se ensañaban con las víctimas de su violencia. Mantenían una perfecta calma mientras hacían pulpa la cabeza de alguien que les había robado la comida. Otro elemento es que no tenían arte de ningún tipo, ni lo apreciaban. Su idioma era maquinal, carente de complejidad simbólica, y se reconocían entre sí por su olfato. En términos específicos, carecían de empatía de todo tipo, y sólo consideraban cuestiones prácticas.

En principio, las tribus reclutadas (todas con batallones independientes) operaron sin errores. Se infiltraron en los territorios de Angband y masacraron a los humanos allí en menos de dos semanas. Pero inmediatamente empezó una pelea entre las tribus, y los

Priests avestites
Archivo DIGAMMA APOCRYPHA Archivo

El Bibliotecario Jefe de Terra Santa advierte que los elementos aquí aparecidos no forman parte del Canon oficial de los Mundos Conocidos. Su lectura, por tanto, queda bajo la responsabilidad de la Inquisición.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.